Somos especialistas en el diagnóstico, el mantenimiento, la reparación y la adaptación electrónica al perfil de conducción de todo tipo de cambios automáticos.

01

Transmisión de
variador continuo (CVT)

Este cambio automático se conoce como cambio de variador continuo o CVT, por las siglas de su nombre en inglés, Continuous Variable Transmission, ya que los desarrollos no están determinados por un par de engranajes, sino por dos poleas formadas por elementos cónicos y unidas por una cadena que transmite la potencia, lo que permite disponer de infinidad de marchas siempre con el motor en su valor de régimen óptimo para tener más eficiencia en la entrega del par.

Grup Audi/Volkswagen amb el Multitrònic, Suzuki (CVT), Renault (CVT), Nissan (Hypertronic, Extroid (toroidal) i Xtronic, Mini, Mercedes (Autotronic), Toyota (Multidrive S y CVT) i Subaru (lineatronic)

02

Transmisión de
doble embrague pilotado

La caja del cambio de doble embrague es un tipo de caja de cambios semiautomática secuencial. Su funcionamiento se basa en el uso de un sistema robotizado de doble embrague y doble conjunto de selectores de marchas, uno para las marchas pares y otro para las impares.

Grup VAG, Audi / Volkswagen / Skoda el Grup Chrysler, Ford Motor Company i Mitsubishi Motors “Twin Clutch Sportronic Shift Transmission”, BMW – “M Dual Clutch Transmission”, Porsche – “PDK”.

03

Transmisión
automática hidráulica tradicional

El tipo predominante de transmisión automática es la que funciona hidráulicamente, con un convertidor de par y un conjunto de engranajes planetarios para proporcionar una multiplicación del par. El convertidor de par consta de una bomba (que lanza el aceite hidráulico) y una turbina (que recibe el aceite). La bomba lanza el fluido con una determinada fuerza y la turbina recibe de la bomba buena parte de su fuerza mecánica, alrededor de un 90%, aunque este porcentaje puede llegar incluso al 100% cuando el convertidor dispone de un “embrague de convertidor” o punteo hidromecánico. Después tenemos los planetarios, que, a través de los discos de fricción, reciben el par y modifican las revoluciones de salida que necesita cada marcha. Desde hace años, estas señales se detectan eléctricamente y se procesan electrónicamente. Un calculador, o unidad electrónica del cambio (TCM), se encarga de activar las válvulas de mando, que ahora son electrohidráulicas. Todas las marcas disponen de este tipo de transmisiones, que son las más evolucionadas, ya que hace muchos años que están en el mercado. Las primeras cajas ya se instalaban en los años cincuenta.

04

Transmisión
robotizada

Este tipo de transmisión es una combinación entre caja manual y automática. Se trata de una caja manual con un robot electrohidráulico, que realiza los movimientos de la palanca y del embrague (disco con seco convencional) que haría el conductor si el vehículo fuera manual. Es un cambio poco evolucionado y algo lento entre marchas.

Design by Zoo Studio